Estilos de juego en póker: ¿qué tipo de jugador eres?

El póker es un juego que ha ido creciendo con el paso del tiempo hasta ofrecer la principal experiencia en las grandes plataformas de juego online. Su comunidad de jugadores busca partidas de todo tipo, desde juegos de póker sin dinero real hasta torneos competitivos con una gran suma de dinero en el bote. Y eso mola mucho porque le da al póker otro aire.

Esa variedad de partidas y modalidades se traduce en mogollón de jugadores jugando a la vez, lo que le da a esto mucha más vidilla. Pero hay muchos tipos de jugadores de póker, y depende de cómo sean, jugarán de una forma u otra. Es como los perros, que aprenden del carácter de sus dueños. Pues esto es lo mismo: así son y así juegan.

Por eso, vamos a poner en marcha tus neuronas para hacerte recordar cuáles son las principales características de personalidad de los jugadores de póker y los tipos de jugadores de póker que te podrás echar a la cara.

Tipos de jugadores de póker

  • El jugador agresivo. Este no mola porque es un tipo de jugador que tiende a ser contundente. Es el Terminator del póker. Asume riesgos, pero calculados. Basan su estrategia en la percepción y también son astutos. Apuestan al alza y llevan al límite a sus rivales. Son audaces y proactivos. Vamos, que no te los querrás encontrar.
  • El jugador impredecible. Si el otro no mola, este te va a hacer explotar la patata porque Son los más difíciles de leer. Cambian su forma de jugar conforme pasan las rondas como si fueran camaleones. Te van a volver loco, te lo decimos por experiencia.
  • El jugador que no arriesga. Son los Neo del póker. Tipos que juegan a cámara lenta como si estuvieran disparando a sus enemigos tirándose al vacío y con el tiempo bala activado. Y eso es porque cada movimiento lo ejecutan en base a un pormenorizado cálculo de las probabilidades. Ese ritmo lento puede hacer que te saquen de tus casillas.
  • El jugador psicológico. Son buenos leyendo los tells de los demás. El lenguaje no verbal lo controlan a la perfección para esconderse o despistar. Mentirosos como ellos solos, son complicados de predecir. Cuidado con estos.
  • El jugador que es excesivamente calculador. El jugador calculador es meticuloso y analítico. Examina cada detalle del juego, desde las expresiones faciales de los oponentes hasta las probabilidades matemáticas de cada mano. Toma decisiones basadas en la lógica y las estadísticas, tratando de minimizar la influencia de la suerte en el resultado. Estos jugadores corren el riesgo de caer en lo que se llama “parálisis por análisis”, lo que puede llegar a comprometer su juego.

Características de personalidad de los jugadores de póker

  • Confianza. En pareja la confianza lo es todo, y entre tus cartas y tú debe existir esa misma confianza. Si no, empezarás a tomar malas decisiones y a comportarte de manera errática. Eso en póker solo significa una cosa: ERROR.
  • Astucia. La astucia es una habilidad esencial para todos los jugadores de póker, pero especialmente para aquellos que adoptan un enfoque psicológico. Saber cuándo farolear, cuándo retirarse y cuándo mostrar una mano fuerte es fundamental para manipular las percepciones de los oponentes.
  • Capacidad de adaptación. Adaptarse o morir. Todas las especies deben adaptarse a su entorno, y los jugadores de póker son una subespecie que sigue el mismo patrón. No te líes: una mesa de póker es un entorno hostil en el que los golpes casi nunca se ven, pero estarás en medio de un fuego cruzado y vas a salir calentito como no te pongas las pilas y empieces a sobreponerte.
  • Capacidad analítica. Analizar no es pararse a pensar. El póker exige rapidez de actuación y vas a tener que darte aire en tus cálculos mentales. Por eso dominar las matemáticas es básico para el póker.
  • Paciencia. La paciencia es virtud en el póker. Los jugadores pacientes esperan la oportunidad adecuada para apostar y no se dejan llevar por la impaciencia. Esta cualidad es especialmente valiosa para el jugador conservador, que puede pasar largos periodos sin participar activamente en manos.

Aquí la clave es no ir de algo que no eres. Las características de personalidad de los jugadores de póker se definen con los rasgos de la personalidad de cada uno, lo que da lugar a varias formas de jugar y, por ende, a los diferentes tipos de jugadores de póker que se pueden encontrar.

Alguien que es calculador y meticuloso no podrá ser impredecible por mucho que se lo proponga, aunque hay características inherentes a varios de los tipos de jugadores en póker que sí son compaginables. La agresividad y la meticulosidad pueden ir de la mano, pero otros rasgos como la meticulosidad y la imprevisibilidad no.

Es definitiva: en póker los tipos de jugadores quedan definidos por sus rasgos de personalidad. Y esos rasgos se reflejan en los tells, que un buen jugador de póker sabe leer y que pueden ser la clave para hacerse con el bote.

Artículos relacionados